#LaColumna: El actuar de la Clase Política local

Compartir

Rimbombantes anuncios de parte de la Intendencia Regional, que dan cuenta de una serie de reuniones y acuerdos entre diferentes representantes del poder político, como alcaldes, concejales y consejeros regionales sobre fondos para la inversión social. Pero, ¿Y las consultas a la ciudadanía? Por una parte, se niega un plebiscito por el agua en Osorno y por otra, en Puerto Montt se abren las urnas para la consulta sobre una nueva constitución. Distintos estilos y formas de ver la movilización social.

Ya van casi 3 semanas de movilización en Osorno y Puerto Montt, para que decir a nivel nacional. En una columna anterior “En Osorno, nada ha cambiado”, di a conocer algunas preguntas y posibles propuestas a grandes problemáticas locales, pero que se pueden resumir principalmente en los siguientes puntos:

Sobre estas demandas ciudadanas, quienes ostentan el poder, aún no se refieren en profundidad, desconectados de la ciudadanía, siguen en la lógica de acuerdos cupulares en una metodología para dar soluciones, ya fracasada. Bajo esta lógica, se han realizado a la fecha varias reuniones de diferentes estamentos “representativos”, pero la problemática radica, en que el cuestionamiento de la calle movilizada afecta a toda la institucionalidad vigente, incluyendo a sus representantes y partidos políticos.

En estos acuerdos, como la aprobación de $10 mil millones a manos del Consejo Regional para un Pacto Social Regional, alcanzarían, por ejemplo, a una 2° remodelación de la Plaza de Armas de Osorno más 1 CESFAM. Pensando que estos fondos son para toda la región se da a entender que la inversión estatal es paupérrima, frente a las demandas sociales. Reuniones con alcaldes y concejales, pero de espalda a la ciudadanía organizada, son también parte de la lógica de los acuerdos cupulares.

Sin embargo, más de 170 alcaldes han acordado organizar una consulta ciudadana que recoja las demandas. Entre los temas que se consultarán están los siguientes: Necesidad o no de una nueva Constitución para Chile, priorizar las demandas sociales más sentidas por la ciudadanía (pensiones, salud, equidad, sueldos, servicios básicos, transporte, seguridad, medioambiente, pueblos originarios, agua, corrupción y abusos, entre otros), además de que cada región podrá incorporar temas de interés propio de la región.

En el plano regional, el Municipio de Puerto Montt se ha plegado a este llamado a la participación ciudadana directa, aunque es una herramienta a mi juicio insuficiente, es una posición diferente a la imperante. Esta postura es más abierta al diálogo y permite la deliberación de la ciudadanía a buscar soluciones sus problemáticas. Sin embargo, en el plano local, Osorno no aparece en la nómina, Jaime Bertín una vez más, está al debe en esta y otras materias.

Hace unos días, la Mesa Social de Osorno, dio a conocer un trabajo que venía desarrollando hace meses, que es la recopilación de firmas para convocar a un plebiscito por el agua, esto luego de la grave crisis sanitaria que provocó ESSAL. Lo que se busca, desde conglomerado de organizaciones sociales, es la solicitud de un plebiscito, para decidir democráticamente sobre el destino del agua potable en nuestra ciudad. Solicitud negada por el actual alcalde Jaime Bertín. Las razones a la negativa de la participación ciudadana, son netamente “jurídicas”, dejando de lado el aspecto político de la petición social.

Este aspecto ha causado gran controversia, si recordamos, el actual alcalde, hizo todo lo posible a su alcance para realizar un plebiscito en el Plan de Descontaminación Atmosférica de Osorno, en esa instancia, no se necesitó reunir firmas, ni que las organizaciones sociales exigieran esta herramienta de participación directa. Es más, lo hecho por el municipio, no era vinculante, como tampoco lo sería el plebiscito para saber el futuro de ESSAL. Finalmente, tampoco se realizó un plebiscito, para saber si queríamos o no, un relleno sanitario provincial a sólo 2.2 Km de Rahue.

En el tema de las manifestaciones en las diferentes ciudades de la región, el discurso de los representantes del Ejecutivo, ha sido la criminalización de la movilización, mediante la falacia de generalizar hechos aislados frente a los miles que están exigiendo profundos cambios sociales en las calles. Bajo declaraciones dadas por el Intendente Regional Harry Jürgensen al periódico el Llanquihue se encuentra esta frase para el bronce “Tenemos información de extranjeros que están funcionando en estas manifestaciones”, declaraciones de las cuales luego se desdijo en diferentes entrevistas en otros medios. También están las declaraciones del Gobernador de Osorno Daniel Lilayú a Radio Bio Bio, donde justifica en parte el actuar de carabineros, en la cual se ve el lanzamiento de una cantidad considerable de lacrimógenas en plena actividad cultural, de índole pacífica, que se desarrollaba en Plaza de Armas de la ciudad, hechos ocurridos el miércoles 6 de noviembre.

Podemos concluir en parte, que, en lo local, la ciudadanía y sus organizaciones sociales, siguen quedando en un 2° plano. La teoría de la iluminación de la clase política a dar soluciones, se desvanece tanto o más, como las ideas de que la represión es el camino. Una clase política que no da el ancho y que se encuentra desbordada por la movilización permanente, busca dar respuesta a las demandas, pero con las mismas recetas que llevaron el estallido social. Mientras en la calle se pide una nueva constitución o simplemente ser escuchados, el poder político se pone de acuerdo para ver si es posible el “sálvese quien pueda”.  

Pablo Benavides
Director asambleapopular.cl

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.