#LaColumna: En Osorno, nada ha cambiado.

Compartir

28 de octubre, 20:51. Ya se ha realizado el cambio de gabinete y en estos momentos un pueblo aún enrabiado se manifiesta en el centro de la ciudad de Osorno. En frente tienen una enorme falta de respuestas concretas a sus demandas de parte de la clase política y del Gobierno peor evaluado desde el regreso a la democracia. Es en este contexto que he pensado en escribir algunas palabras con respecto a lo que algunos válidamente podrían llamar Coyuntura Pre Revolucionaria y por lo que vemos hoy, se avecina una segunda ola de protestas.

Pero es mi sentido ubicarme en el contexto local, para tratar de entender desde mi subjetividad, que es lo que en parte ha detonado, que la ciudad más pacífica del país en cuanto a protestas, se lleve adelante la algarabía y desahogo de miles en las calles.

Es necesario hablar de la gran crisis del agua en la región. En San Juan de la Costa hay varios puntos donde escasea el recurso vital, según estudios y reportajes, se debe principalmente al paulatino proceso de deforestación y reforestación de monocultivos de pino y eucaliptos (especies exóticas). Así como, los graves conflictos sobre el territorio de pueblos originarios con las concesiones mineras, que hasta el año 2014 ya sumaban 368 y finalmente el uso indiscriminado de los derechos de agua en la industria agroalimentaria. (revise #LaColumna: ¡No hay sequía!, solo moriremos de sed)

Por otro lado, el Gobierno aún no toma una decisión contra la empresa sanitaria ESSAL, responsable de la contaminación con petróleo de la planta de extracción de agua potable y que afectó con más de 10 días el corte del suministro. En esta línea están las millonarias licitaciones cercanas a los $1.000 millones de pesos en “mejoras” en el sistema de agua en Puerto Octay, provenientes de la SUBDERE, pero que terminaron en un extenso corte que duró 20 días. En ambos casos ESSAL y Octay, aún no hay responsables empresariales, ni un director formalizado y ni tampoco las consecuencias políticas de la administración municipal, que linda al lago Llanquihue.

El agua es el gran tema, ¿Dónde está la descontaminación del Río Rahue?, ¿Cuál va a hacer la postura frente a la resistencia de las comunidades mapuche en el Río Pilmaiquén y dejar nulo el proyecto hidroeléctrico de la ahora empresa noruega Statkraft? (Revisa los reportajes de futawillimapu.org)

El medio ambiente se ha tomado la agenda, por un lado el cierre del vertedero industrial Ecoprial, (puede revisar los reportajes: “La pestilencia de Ecoprial: entre facturas falsas e irregularidades” y “La pestilencia de Ecoprial Parte II: Las responsabilidades políticas”), ¿Qué pasará con la finalización del proyecto del Relleno Sanitario Provincial, impulsado por el Municipio de Osorno con Jaime Bertín a la cabeza?, finalmente y luego de 10 años, ¿Cerrarán el actual vertedero comunal?, ¿Habrá la intención de que Osorno sea decretada una ciudad sustentable?, ¿Se pensará en el proyecto original de la basura, que era una planta de tratamiento de la basura?, ¿Dejarán que Curaco sea Zona de Sacrificio? (descarga la presentación realizada en Pukoiwe).

Se nos olvida la mala calidad del aire en nuestra ciudad, cifras rojas en gran parte del invierno con un peligro potencial de que la población desarrolle enfermedades asociadas a la polución emanada por los sistemas de calefacción y la industria que colinda con el sector habitacional. A la tasa de recambio de calefactores, se espera que en 20 años se realice, a una tecnología que ya podría estar a esas alturas obsoleta, ¿Cambio de la matriz energética de la ciudad?, ¿100 % de buses eléctricos?, ¿Paneles solares?

El transporte público tiene una gran deuda con los osornin@s, el aumento significativo en los tiempos de traslado, tacos hacia y desde el apartheid habitacional y social que separa a Rahue, Francke y Ovejería del centro y oriente de la ciudad. La replicación del modelo santiaguino ha afectado enormemente la calidad de vida de los más de 180.000 mil habitantes de la capital provincial. ¿Un nuevo sistema de transporte?, ¿Por qué se descartó como proyecto el monorriel?, una gran parte de Rahue se pregunta ¿Y dónde está la mejora sustancial en avenida república?, yo me preguntó ¿Se seguirá gastando dinero en piletas? ¿Se dejará aún a las grandes empresas, realizar lobby en los cambios del plano regulador?

¿Hablarán las autoridades sobre la grave crisis de falta de viviendas sociales en las comunas de la Provincia de Osorno?, las organizaciones de allegados y comités de vivienda, están exigiendo hace años que los terrenos de Baquedano, se utilicen en un 100% para uso de viviendas sociales, con el fin de suplir la demanda. ¿Cuáles serán las nuevas propuestas?

¿Se referirán las autoridades al millonario negocio de la salud en la red de Hospitales de la Provincia? ¿A los centenares de muertes asociadas a listas de espera?, ¿La falta de camas y la espera de años en operaciones? ¿Se hablará del sobre endeudamiento de los recintos hospitalarios?, ¿Se hablará de las millonarias licitaciones adjudicadas por el actual Gobernador de Osorno Daniel Lilayu, cuando era concejal?, ¿Qué pasará con las graves irregularidades al interior del Servicio de Salud de Osorno? (puede revisar los reportajes: “Hospital Base San José de Osorno S.A” y “Castilla y Larrondo, hasta que Contraloría los separe”).

Hasta la fecha no hay señales de parte del poder local hacía con el pueblo y las organizaciones sociales, reuniones del Gobierno Regional con Alcaldes, ambos sectores de representación altamente cuestionada por el uso de los recursos regionales y comunales. Y para qué decir el rol negligente de muchos concejales en la fiscalización de sus propios municipios.

Mientras a la fecha, se mantiene en su cargo el Intendente Harry Jürgensen Caesar, el cual sufrió fuertes cuestionamientos en el manejo de los lodos del Seikongen, los cuales “entre gallos y medianoche”, fueron a parar al relleno La Florida en Concepción, donde los afectados, 10 vecinos del sector de Copiulemu, resultaron gravemente intoxicados con síntomas de náuseas y vómitos. Los afectados apuntan a que las 42 toneladas de lodos orgánicos de salmón podrido del barco Seikongen, fueron depositados sin aviso a la comunidad y la mezcla con 8 toneladas de levadura descompuesta causaron el episodio. Este caso se encuentra denunciado en la Superintendencia de Medio Ambiente y a la Justicia. También se le cuestiona al actual Intendente, el manejo de la crisis de ESSAL y Puerto Octay, y los nombramientos irregulares en diferentes áreas del Estado en la Región.

Sin embargo, ninguna entidad representativa del poder se salva, el cuestionamiento es transversal a la élite política local y nacional, en las marchas se escucha al unísono “que se vayan todos”, pero también en las conversaciones de protesta el dicho “los queremos todo o nada”. Las demandas sociales nacionales están nuevamente a la palestra como No + AFP, Asamblea Constituyente, Salud, Educación etc. La institucionalidad vigente proveniente de la dictadura trata de sobrevivir, frente al embate de la movilización social.

Pero, también aparecen “los mismos de siempre” tratando de buscar posicionamiento político, réditos, apoyo y quizás hasta votos. Los mismos que también, como militantes y dirigentes, que tienen relación directa con los grupos de poder, son también responsables políticos de los últimos 30 años, en dar la espalda al pueblo, ese que buscan hoy, para ser convocados en las diferentes instancias de diálogo.

Mientras el poder nos propone un “Nuevo Pacto Social”, pero con ellos adentro. La calle movilizada grita y difunde por todos los lugares una “Asamblea Constituyente”, como la herramienta para normalizar al país.  Dar resoluciones futuras sobre esta “Coyuntura Pre Revolucionaria”, sería incitar a magos y ocultistas a develar el futuro. Los hechos dan la razón a los que están en la calle. La traición nuevamente está a la vuelta de la esquina, tirando al suelo las dulces migajas que puede dar el sistema. El pueblo sigue movilizado y en sus corazones está “esto no ha terminado”.

Pablo Benavides
Director asambleapopular.cl

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.