La Dictadura Cívico Militar en Osorno

Published On septiembre 12, 2018 | Reportajes

Es durante estos días, cercanos al Golpe Cívico Militar vivido en nuestro país el 11 de Septiembre de 1973, fecha que nos recuerda lo peor de ser humanos, la peor cara del odio a un igual, por el sólo hecho de querer cambiar el mundo. Es motivo de esto que el equipo de Asamblea Popular no olvida, es así que queremos recordar una serie de hechos y lugares donde se realizaron violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos, en forma de detenciones ilegitimas, torturas, ejecuciones y desapariciones, llevadas a cabo por el Régimen de el Tirano.

En nuestra comuna las violaciones a los Derechos Humanos sigue siendo un tema lamentablemente tabú, aún cargan con la memoria las generaciones que nos antecedieron, pero aparece otra que rompe con el miedo, que ya no carga con el peso de la noche y que recuerda a sus vecinos y vecinas a pesar del silencio cómplice de las actuales autoridades en ejercicio, la falta de actos conmemorativos institucionales, como la falta de educación sobre lo que pasó en el contexto local en las diferentes salas de clases, esto da cuenta del querer, de que como unos pocos, instan a llamar al olvido. Osorno jugó un rol importante no sólo por ser preferentemente un bastión ideológico de quienes apoyaron y aún apoyan el golpe militar, también hay una historia de sangre que todavía recorre las calles de la Ciudad, sí en las calles por las cuales caminas día a día.

Según la Agrupación de Detenidos Desaparecidos de la ciudad, son 52 personas las que con absoluta convicción se encuentran desaparecidas, -según el informe Rettig- a las que se suman otras 20 personas, de las que como agrupación tienen antecedentes y que aún no han sido reconocidas.

El cuartel de Investigaciones de Osorno.

El mayor número de presos políticos se dio en el Cuartel de Investigaciones de Osorno, ubicado en Calle Amthauer N°1301 Esquina Colón Lote C, se registro entre septiembre del año 1973 y el año 1975. Los testimonios recibidos permiten establecer que hombres y mujeres detenidos eran ingresados desde otros recintos, para ser interrogados y torturados. Permanecían durante semanas incomunicados, sin contacto con sus familias. Muchos de ellos fueron trasladados a la Fiscalía Militar de Osorno para ser sometidos a nuevos interrogatorios y torturas. Otros ex presos políticos denunciaron que eran traídos desde otros lugares de reclusión, como el Estadio Español, para ser interrogados y torturados en el Cuartel de Investigaciones.
En 1973, denunciaron los declarantes que el personal del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) actuó en el cuartel, que efectuaba los traslados, además de interrogar y torturar. En la década de 1980 se consignó la actuación de personal de la CNI en la misma función. Señalaron que los prisioneros políticos eran encerrados en una celda húmeda, sin ventilación, en un subterráneo, en condiciones de hacinamiento. En el día los llevaban a un patio y a interrogatorios. En otra sala subterránea tenían un tarro para orinar y defecar, se les impedía lavarse. Debido a la falta de aire y al hacinamiento, muchos detenidos se desmayaban y se organizaban durante la noche en turnos para ayudar a los que por falta de aire y las condiciones del recinto manifestaban síntomas de asfixia o se desmayaban. En sus testimonios los detenidos señalaron haber sufrido golpes, aplicación de electricidad en un somier metálico (parrilla) o los sentaban en una silla metálica especialmente habilitada para este fin, soportaron el teléfono, el submarino seco y el mojado, violación sexual y amenazas de diverso tipo.

Cárcel de Osorno

La mayoría de los detenidos políticos en la Cárcel de Osorno estuvo entre 1973 y 1975. Era un edificio antiguo de dos pisos. La humedad y el frío eran permanentes. Los detenidos en los primeros años provenían de distintos sectores urbanos y rurales de la provincia de Osorno. Previamente habían pasado por Comisarías, Retenes, Cuartel de Investigaciones o por el Regimiento de Ingenieros Nº 4”Arauco” de Osorno. Ingresaban en muy malas condiciones físicas, ya que en todos los lugares por los que habían pasado fueron maltratados y torturados. En los primeros años los prisioneros fueron traslados en numerosas ocasiones hasta la Fiscalía Militar, ubicada en el Hospital base de Osorno, para ser sometidos a interrogatorios y torturas.

En la década de 1980 los detenidos provenían principalmente de recintos de la Policía de Investigaciones. Luego de su ingreso al penal eran incomunicados, a veces por períodos prolongados. Frecuentemente sus celdas eran allanadas y sus enseres destruidos. Los ex presos políticos señalaron que fueron obligados a salir de sus celdas en horas de la madrugada, los llevaban a la cancha de fútbol del penal, donde recibían golpes y culatazos. Allí eran obligados a permanecer tendidos en el suelo, pisoteados y bajo amenazas de fusilamiento.

 

1° Comisaría de Carabineros

De acuerdo a los testigos entregados por presos políticos, la mayoría de las detenciones políticas se concentraron en el año 1973. Los detenidos, hombres y mujeres eran mantenidos en una celda muy pequeña, en condiciones de hacinamiento, sin luz, sin agua, sin alimentación ni autorización para ir al baño e incomunicados. Las celdas eran constantemente mojadas para que siempre estuvieran húmedas. Varios de los presos políticos dieron cuenta de que desde este recinto posteriormente eran trasladados al Regimiento Lautaro, a la Fiscalía Militar o al Cuartel de Investigaciones, en donde proseguían las torturas. Los presos señalaron haber sufrido golpizas, inmersión en aguas sucias, simulacros de fusilamiento, aplicación de electricidad, haber sido amarrados con cadenas, pateados y pisoteados.

El Estadio Español

El Estadio Español (Osorno) fue utilizado como centro de prisioneros a cargo del Ejército y la mayoría de detenidos corresponden al año 1973. Era un local techado con una cancha de básquetbol y graderías para tres mil personas. Los detenidos fueron instalados en la cancha, mientras las graderías estaban ocupadas por militares, cuyas armas apuntaban hacia los prisioneros. No tenían ninguna privacidad para lavarse y hacer sus necesidades básicas. La alimentación era restringida: tenían un horario determinado para recibir comida de sus familiares y solo tres minutos para acudir a recibirlos a la puerta. Los reclusos debían correr a recibir su comida, bajo la amenaza de que de no alcanzar, no recibirían nada. Los presos que venían de fuera de Osorno no recibían comida ni vestimentas ni frazadas. A este recinto llegaban detenidos procedentes de comisarías, retenes y cuarteles de Investigaciones de la provincia. Su arribo era casi siempre en muy malas condiciones físicas, a consecuencia de las torturas que sufrieran en esos lugares. Debían dormir en el piso del gimnasio. Desde el estadio se les trasladaba con frecuencia, sin aviso y durante la noche, a la Fiscalía Militar, ubicada en el hospital base de Osorno o al Cuartel de Investigaciones, para someterlos a interrogatorios y torturas. Los ex prisioneros políticos dieron cuenta de haber vivido bajo constante amenaza y humillación psicológica en este lugar. También denunciaron haber sufrido incomunicación, simulacros de fusilamiento y aplicación de electricidad. Sin embargo, establecieron que los más intensos y frecuentes tormentos los sufrieron en los recintos a los que fueron llevados para los interrogatorios.

Industria de Cecinas Felco

La Industria de Cecinas Felco estaba ubicado en Longitudinal Sur s/n, en Osorno, funcionó como centro de detención principalmente en el año 1973, con algunos casos en los años 1974 y 1975. Era una fábrica de cecinas, cuyo dueño facilitó sus bodegas para mantener a los detenidos políticos en ese lugar, quedando éste a cargo del Ejército. De acuerdo a los testimonios de quienes estuvieron ahí recluidos, se trataba de un galpón metálico de unos 10 por 10 metros, que contaba con un solo baño. Los detenidos estaban allí hacinados y en deficientes condiciones higiénicas. Éste era un lugar de tránsito desde el cual se los trasladaba, luego de un corto período, a otros centros de reclusión. Los prisioneros procedían de otros recintos de la provincia de Osorno, luego de haber pasado por sesiones de interrogatorios y torturas. En varios testimonios se señaló que mientras permanecieron aquí fueron conducidos en varias ocasiones hasta la Fiscalía Militar de esta ciudad para ser interrogados y torturados.

Centro de Instrucción Militar de Cañal Bajo

El Centro de Instrucción Militar de Cañal Bajo fue otro de los recinto en Osorno habilitado para efectuar interrogatorios y torturas a los detenidos políticos. Los presos políticos testificaron haber transitado de manera intermitente entre el Regimiento de Ingenieros No 4 Arauco-Osorno y Centro de Instrucción Militar de Cañal Bajo. Desde este último lugar algunas fueron trasladadas por personal de la DINA a recintos secretos en Santiago, Cuatro Álamos y Villa Grimaldi. El Centro de Instrucción de Cañal Bajo estaba ubicado aproximadamente a siete kilómetros de Osorno. El mayor número de detenidos se concentró en el año 1975. Este recinto estuvo a cargo del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) de Osorno. Sin embargo, durante el año 1975 actuó también la DINA. En general era un lugar de tránsito en donde los detenidos permanecían por un período variable. Hay testigos que señalan haber permanecido allí una semana, período en el cual fueron interrogados y torturados. Se trataba de un recinto amplio, con numerosos pabellones, cerrado con alambradas. Un sector estaba destinado a los detenidos, donde había pabellones aislados para interrogatorios. Los hombres permanecían separados de las mujeres. Otro sector era utilizado para dar instrucción militar a los conscriptos del Regimiento de Ingenieros Nº 4 Arauco, de Osorno. Los testigos señalaron que durante su detención, permanecieron con los ojos vendados, escuchando los gritos y gemidos de quienes eran interrogados. Varios de los prisioneros políticos que llegaban a este lugar fueron trasladados desde el regimiento de Osorno para ser interrogados y torturados en este recinto y luego eran devueltos al mismo regimiento. Algunos llegaron luego de permanecer en comisarías de la zona. Mujeres denunciaron haber sufrido ultrajes sexuales, como violaciones, y amenazas de muerte y de causar daño a familiares. Las personas que sufrieron enfermedades, infecciones o ataques eran llevadas al hospital de Osorno, donde existía un lugar especialmente destinado para presos políticos. Los declarantes denunciaron que fueron vendados, sometidos a golpizas, a aplicación de electricidad (parrilla), al submarino, a la obligación de permanecer en posiciones forzadas prolongadas y a sufrir simulacros de fusilamiento.

Regimiento de Ingenieros Nº 4 “Arauco”

El Regimiento de Ingenieros No 4 “Arauco” era un recinto habilitado para efectuar interrogatorios y torturas a los hombres y mujeres detenidos. Testigos señalaron que estos actos se realizaban en el subterráneo del recinto. Ese lugar estuvieron muchas de las personas que se presentaron voluntariamente, luego de ser llamados por bandos a través de la radio local; otros fueron trasladados hasta allí luego de su detención. Varias víctimas denunciaron haber sido llevadas desde la cárcel al regimiento; mientras otras, que fueron detenidas en el año 1975, testificaron haber transitado de manera intermitente entre este recinto y el Centro de Instrucción de Cañal Bajo. Desde este último lugar algunas fueron trasladadas por personal de la DINA a recintos secretos en Santiago, Cuatro Álamos y Villa Grimaldi. Los detenidos fueron sometidos a golpes, culatazos, amenazas, simulacros de fusilamiento, el submarino mojado (con agua sucia) y seco, aplicación de electricidad (parrilla), privación de alimento y agua y fueron obligados a permanecer en prolongadas posiciones forzadas.

3° Comisaría de Rahue

Los testimonios recibidos señalan que la Tercera Comisaría de Rahue, fue el principal centro de tortura utilizado por Carabineros y el Ejercito. Los detenidos eran mantenidos desnudos por varios días, sometidos a interrogatorios con aplicación de electricidad en los testículos, boca y brazos. Este recinto llegó a tener a tener decenas de detenidos en deplorables condiciones físicas, muchos de los cuales, permanecen hasta esta fecha desaparecidos entre ellos: Raúl Santana Alarcón, José Mateo Vidal Panguilef, Humberto Salas Salas, César Osvaldo del Carmen Avila Lara, Mario Fernandez Acum, Gustavo Bernardo Igor Sporman.

El 19 de septiembre de 1973 fueron ejecutados en el puente sobre el Rio Pilmaiquén, por carabineros pertenecientes a la Comisaría de Rahue, en Osorno, Raúl Santana Alarcón, 29 años, auxiliar de la Universidad de Chile, sede Osorno; Dirigente vecinal, Presidente del Comité de pobladores sin casa y militante del Partido Socialista. José Mateo Vidal Panguilef, 26 años, obrero, militante socialista. El día 16 de septiembre de 1973 por un Bando emitido por radio se llamó a presentarse a ambos ante las nuevas autoridades. Al día siguiente, horas después de que fueran allanados sus domicilios, decidieron presentarse y, en compañía de la cónyuge de Santana, se dirigieron al domicilio de un oficial de la Tercera Comisaría de Rahue, Osorno. Este los dejó en su casa de calle Manuel Rodríguez, de la ciudad de Osorno. Desde allí fueron trasladados a la Tercera Comisaría de Rahue, donde fueron vistos por testigos entre el 17 y 19 de septiembre de 1973. El día 19 fueron sacados de dicha unidad policial y conducidos al puente sobre el Río Pilmaiquén, lugar donde se les dio muerte mediante disparos que carabineros les hicieron, tras hacerlos correr. Los cuerpos de Santana y Vidal fueron encontrados en el mes de enero de 1974 en el Río Pilmaiquén.

El 24 de septiembre de 1973 se presentó voluntariamente a la Comisaría de Rahue, Humberto Salas Salas, 32 años, comerciante en maderas. El domicilio del afectado, ubicado en Bahía Mansa, había sido allanado en varias oportunidades, lo que le motivó a presentarse a Carabineros de Osorno, ya que se encontraba en esa ciudad. En compañía de su mujer el día 24 de septiembre de 1973, a las 14:00 horas, se presentó en la Tercera Comisaría de Rahue, lugar donde quedó detenido. Desde esa fecha se ignora el paradero y la suerte de la víctima.

El 7 de septiembre de 1973 fue detenido por carabineros de la Comisaría de Rahue, a la salida de la Penitenciaría de Osorno, donde había ido a visitar a su cónyuge detenida, César Osvaldo del Carmen Avila Lara, 36 años, Director Provincial de Educación y militante del Partido Socialista. Tras su arresto por los funcionarios policiales fue subido a un furgón institucional y trasladado a la Comisaría. Hubo varios testigos de su detención. No obstante ello, en el cuartel policial se negó su arresto y desde esa fecha no se ha sabido de su paradero y suerte final. En todo caso, un testimonio recibido por la Comisión permite presumir que su cuerpo habría sido arrojado al río Pilmaiquén.

El 28 de septiembre de 1973 fue detenido por una patrulla de Carabineros de la dotación de la Comisaría de Rahue, Mario Fernández Acum de 20 años de edad. El día señalado la patrulla policial llegó hasta su domicilio en su búsqueda no encontrándolo. Luego de allanar la vivienda se dirigieron a la casa de un amigo donde hallaba el afectado. Allí es detenido y llevado por los carabineros con rumbo desconocido. Tras lo anterior, se pierde todo rastro de Fernández.

El 29 de septiembre de 1973 fue detenido junto a su hermano y en su domicilio de Osorno, Gustavo Bernardo Igor Sporman, 22 años, estudiante, militante comunista. Sus aprehensores fueron carabineros de la Tercera Comisaría de Rahue, quienes le golpearon duramente al momento de su detención, lo que significó que le llevaran inconsciente al cuartel policial señalado. Al llegar allí fueron separados ambos hermanos y no volvieron a verse nuevamente. Meses después, el 14 de enero de 1974, el cuerpo sin vida de la víctima apareció en la Morgue, pudiendo ser reconocido por la familia, la que se enteró por el parte policial que había sido hallado en el río Pilmaiquén.

Asesinados y desaparecidos del pueblo Mapuche en Osorno.

Los integrantes de los pueblos originarios no estuvieron exentos de los vejámenes de la dictadura cívico militar en nuestro país. El foco se poso en el pueblo Mapuche de la zona. Acá los recordamos.

Bustamante Llancamil,María

El día 5 de octubre de 1973, fue muerta por personal de la tercera comisaría de carabineros de Rahue y del retén de Bahía Mansa, Osorno. Soltera, 28 años, secretaria

Leveque Carrasco, Rodolfo

El día 15 de septiembre de 1973 fue detenido junto a su hermano por carabineros, fueron trasladados a la comisaría de Rahue Bajo, Osorno. Era casado, 22 años, un hijo, estudiante. Detenido Desaparecido.

Panguinamún Ailef, José

El 9 de octubre de 1973 fue detenido en la vía pública, en Osorno, por un carabinero en retiro y trasladado ala comisaría de Rahue. Casado, 31 años y dos hijos. Detenido Desaparecido.

Runca Runca, José

Detenido el 14 de diciembre de 1975, por carabineros de Quilacahuín, Osorno, y ejecutado. Casado, 60 años.

Vidal Panguilef, José

Se presentó voluntariamente en el domicilio de un oficial de carabineros, luego fue conducido a la tercera comisaría de Rahue, Osorno, quedando detenido. Fue ejecutado en el puente Pilmaiquén el 19 de septiembre de 1973, su cuerpo fue encontrado en enero de 1974, en el río Pilmaiquén.

Niños y Jóvenes Detenidos Desaparecidos en Osorno

También queremos recordar a aquellos jóvenes que fueron desaparecidos por agentes del Estado en nuestra ciudad.

Altamirano Vargas, Jorge Ladio

19 años, obrero agrícola, 15/09/73

Barría Bassay, Guido Ricardo

19 años, empleado de correos, 16/10/73

Fernández Acum, Mario

20 años, relojero, 28/09/73

Gutiérrez Gómez, Marcelo del Carmen

17 años, 05/10/73

Opazo Guarda, Mario Armando

20 años, obrero agrícola, 14/09/73

Peters Casas, Guillermo Ernesto

19 años, chofer, 17/09/73

Rosas Asenjo, Reinaldo Patricio

17 años, estudiante enseñanza media, 13/09/73

Pablo Benavides y equipo asambleapopular.cl